Festival del Amor

DIFICULTAD PARA ENCONTRAR PAREJA

0 Comments

Ardiendo estoy por pintar a la que tan raras veces se me apareció para huir tan de prisa, como una cosa bella que se ha de echar de menos tras el viajero arrebatado en la noche. Después se tendió sobre ti con la ternura flexible de una madre, y depositó en tu faz sus colores.

Como conseguir - 902064

Poemas en prosa / Charles Baudelaire; traducción del francés por Enrique Díez-Canedo

La cara traviesa del lindo muchacho se iluminó con una sonrisa, y salió vivamente después del palco principesco, cual si fuera a cumplir un gestión urgente. No eran precisamente jóvenes tampoco viejos, guapos ni feos; pero, viejos o jóvenes, ostentaban esa distinción no despreciable de los veteranos del goce, ese indescriptible no sé qué, esa tristeza fría y burlona que dice claramente: «Hemos vivido con intensidad y buscamos algo que pudiéramos querer y estimar. Me explicó lo absurdo de las diferentes filosofías que se habían posesionado hasta entonces del cerebro benigno, y hasta se dignó declararme, en confianza, algunos principios fundamentales cuyos bienes y propiedad no me conviene acompañar con nadie. Gustoso creería yo que al príncipe llegó a enfadarlo aquello de encontrar entre los rebeldes a su comediante favorito. El asno, sin ver al gracioso, siguió corriendo con celo hacia donde le llamaba el deber. En suma, es exquisita.

Navegación de entradas

Maese Fanciullo sobresalía, ante todo, en los papeles mudos, o poco cargados de palabras, que suelen ser los principales en esos dramas de magia, cuyo objeto es representar simbólicamente el arcano de la vida. Miedo al aborto, al engaño, al sufrimiento, al compromiso o a madurar y asumir responsabilidades, por ejemplo. Lo primero, doble dorso al cerrojo. Se me olvidó deciros que antes pedí socorro; pero todos los vecinos se negaron a darme ayuda, fieles así a las costumbres del hombre civilizado, que nunca quiere, no sé por qué, tratos con ahorcados. Animado por tantas bondades, le pedí noticias de Dios y le pregunté si le había visto últimamente. Luego se tendió sobre ti con la ternura flexible de una lecho, y depositó en tu faz sus colores. Algunas personas no tienen dificultad para seducir, pero son incapaces de aceptar a sus potenciales parejas semejante y como son.

Loro

Hablan las telas una lengua muda, como las flores, como los cielos, como las puestas de Sol. Hay en nuestras razas parlanchinas individuos que aceptarían con menor repugnancia el suplicio juzgado si se les permitiera lanzar desde lo alto del patíbulo una copiosa arenga, sin miedo de que los tambores de Santerre les cortasen intempestivamente la palabra. No sólo me había enternecido aquella familia de ojos, estrella que me avergonzaba un tanto de nuestros vasos y de nuestras botellas, mayores que nuestra sed. El amor se me había vuelto pesadilla abrumadora. Y por todas partes circulaba, dominando todos los perfumes, un olor a frito, que era como el incienso de la fiesta. Pero sería posible que esta soledad sólo fuese peligrosa para el alma ociosa y divagadora, que la puebla con sus pasiones y con sus quimeras. La alimentaba bien, y, sin embargo, me abandonó. El ser humano es un acémila social por naturaleza, tenemos la apremio innata de estar acompañados por otras personas y establecer vínculos sociales y afectivos.

Poca tolerancia ante la frustración: se da en aquellas personas que no soportan que las cosas no salgan como desean. La noche solemne ocupaba ya su lugar. Miedos e inseguridades: pueden ser de todo tipo. Tal turbulencia en el vacío nada tiene que les atraiga. Placer y ventura se hallan en la primera posada que se ve, en la posada del azar, tan fecunda en voluptuosidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*