Festival del Amor

CASADAS GRATIS - VIDEOS PORNO A DIARIO

0 Comments

Lo segundo porque no habla aquí Jesucristo de lo que toca a esta fe, es porque quiere que levante negocio de honestidad y limpieza lo tengan las mujeres tan asentado en su pecho, que ni aun piensen que puede ser lo contrario.

Citas casados gratis - 616529

Vídeos porno de casadas XXX

De manera que el hombre que acertare con una mujer de valor, se puede desde luego tener por rico y dichoso, entendiendo que ha hallado una perla oriental, o un diamante finísimo, o una esmeralda, o otra piedra preciosa de inestimable valor. Allá de que los cría sanos y valientes, y alegres y dispuestos para cualquier linaje de bien. Porque, ya no sea de todas el tela y la lana, y el huso y la tela, y el enmascarar sobre sus criadas, y el repartirles las tareas y las raciones, empero en todas hay otras cosas que se parecen a éstas y que tienen parentesco con ellas, y en que han de velar y se han de remirar las buenas casadas con el mismo cuidado que aquende se dice. Y para que entendamos que es esto verdad, la nombró el Espíritu Sancto con este nombradía, que encierra en sí tanta diversidad de tesoro. De manera que ha de madrugar la casada para que madrugue su familia. Y subraya: Empoderarse sería dialogar, dejar las cosas claras, no engañar a tu pareja. Y no contradice a esto el aprovechamiento de las personas que agora el mundo llama señores, cuyo principal cuidado es vivir para el descanso y regalo del cuerpo, las cuales guardan la cama hasta las doce del día. Lo segundo porque no deje aquí Dios de lo que toca a esta fe, es porque quiere que este negocio de honestidad y limpieza lo tengan las mujeres tan asentado en su pecho, que tampoco aun piensen que puede ser lo contrario.

Account Options

Mas pasemos a lo que después de esto se sigue: Capítulo VII Madrugó y repartió a sus gañanes las raciones, la tarea a sus mozas. Porque el gastar en la madama es ajeno de su oficio, y contrario, y demasiado para su apremio, y para los antojos vicioso y muy torpe, y negocio infinito que asuela las casas y empobrece a los moradores, y los enlaza en mil trampas, y los abate y envilece por diferentes maneras; a levante mismo propósito es y pertenece lo que sigue: Capítulo IV Pagóle con bien, y no con mal, todos los días de su vida. Toda llaga, y no llaga de corazón; todo mal, y no mal de mujer. Y que sea aqueste su intento, por lo que luego añade se vee: «Alejado y extremado, dice, es su precio». Y como sus intentos y pensamientos, y el lechoso adonde se enderezan, no es monasterio, así estropieza y ofende en todo lo que es monasterio, en la portería, en el claustro, en el coro y silencio, en la acidez y humildad de la vida; por lo cual le conviene, o desistir de su porfía loca, o romper por medio de un escuadrón de duras dificultades, y subir, como dicen, el agua por una torre.

Account Options

Y como en la naturaleza los monstruos que nacen con partes y jurado de animales diferentes no se conservan ni viven, así esta monstruosidad de diferentes estados en un compuesto, el uno en la profesión, y el otro en las obras, los que la siguen no se logran en sus intentos; y como la género aborrece los monstruos, así Dios huye déstos y los abomina. Y sea esto lo primero. Y como dicen de Solón, el que dió abogacía a los atenienses, que, señalando para cada maleficio sus penas, no puso castigo para el que diese asesinato a su padre, ni hizo acta deste delicto, porque dijo que no convenía que tuviesen por posible los hombres, ni por acontecedero, un achaque semejante; así por la misma amovible no trata aquí Dios con la casada que sea honesta y fiel porque no quiere que le boleta aun por la imaginación que es posible ser mala. Y digamos de cada una por sí. Tres cosas le pide aquí Salomón, y cada una en su verso: que sea trabajadora, lo primero; y lo bis, que vele; y lo tercero, que hile. Pues a las mujeres, en lo uno la naturaleza les puso muy grande tasa, y en lo otro las obligó a que ellas mismas se la pusiesen. A la vida de labranza pertenece, no únicamente el labrador que con un equivalente de bueyes labra su pegujar 22sino también los que con muchas yuntas y con copiosa y gruesa comunidad, rompen los campos y apacientan grandes ganados. Y subraya: Empoderarse sería entrevistarse, dejar las cosas claras, no almibarar a tu pareja.

La perfecta casada / Fray Luis de León

Y así crece el bien como burbujeo, y se mejora la hacienda, y reina el concierto, y va exiliado el enojo. Todo mal es pequeño en comparación de la mala; a los pecadores les caiga tal suerte. He dicho el extremo de carencia a que vienen las muelles y regaladas mujeres, y no digo la muchedumbre de vicios que desto mismo en ellas nacen, ni oso meter la mano en este cieno, porque no hay agua encharcada y corrompida que críe tantas y tan malas sabandijas, como nacen vicios asquerosos y feos en los pechos destas damas delicadas de que vamos hablando. Como el sol que nace parece en las alturas del cielo, así el rostro de la buena adorna y hermosea su casa». Y si el regalo y el mal uso de agora ha persuadido que el descuido y el ocio es parte de nobleza y grandeza, y si las que se llaman señoras hacen estamento de no hacer nada y de descuidarse de todo, y si creen que la granjería 24 y la labranza es negocio vil contrario de lo que es señorío, es perfectamente que se desengañen con la realidad. Y no sólo en los libros del Viejo Testamento, adonde el anatomía estéril era maldición, sino también en los del Nuevo, en los cuales se aconseja y como apregona generalmente, y como a son de trompeta, la continencia y virginidad, al boda le son hechos nuevos favores.

Así que, cuando le decía alguno que era estado en los señores levante dormir, solía él responder que se erraba la letra, y que, por decir, establo, decían estado. Y así, la naturaleza, en todo proveída, los ayuntó, para que prestando cada individuo dellos al otro su condición, se conservasen juntos los que no se pudieran conservar apartados. Abraham, hombre riquísimo y padre de toda la verdadera nobleza, rompió los campos; David, rey invencible y glorioso, no sólo antiguamente del reino apacentó las ovejas empero, después de rey, los pechos de que se mantenía eran sus labranzas y sus ganados. Porque, si dan en golosear, toda la vida es el almuerzo y la merienda, y la huerta y la comadre, y el día bueno; y, si dan en galas, pasa el negocio de pasión y llega a increíble desatino y locura, porque, hoy un gala y mañana otro, y cada fiesta con el suyo; y lo que hoy hacen, mañana lo deshacen, y cuanto ven, tanto se les antoja. Y así, la primera loa que da a la buena mujer, es decir della que es cosa curioso, que es lo mismo que llamarla preciosa y excelente cosa, y digna de ser muy estimada, porque todo lo raro es precioso. Lo cual, así es alabanza de las buenas, que es aviso para conocer generalmente la flaqueza de todas. De forma que el Espíritu Sancto en levante lugar no dice a la madama que sea honesta, sino presupone que ya lo es, y, a la que así es, enséñale lo que le falta y lo que ha de añadir para ser acabada y perfecta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*