Festival del Amor

BÚSQUEDA DE NOVELA ROMÁNTICA

0 Comments

Se acercó a ella y la invitó a bailar.

Guapa de cara - 246849

Support Subway Reads

Jamás se había entregado así a otro cuerpo y nunca otro cuerpo se le había entregado de la misma forma. Lo cogió de la baza y caminaron hasta la ciudad, charlando sobre otros asuntos, como si carencia hubiese pasado. Y dirigiéndose a las dueñas y a las mozas de servicio, con imperio y ufanía, dijo solemnemente:. El beso flotaba en el aire. De repente al pintor se le iluminaron los ojos, tomó un pincel, lo mojó en pintura negra, dio vuelta con delicadeza a la cabeza de la madre y con dos líneas oblicuas le tachó la cara. Aquello le daba mucho placer, y por lo que insinuaban en la iglesia, el sexo era el mayor de los pecados. Al llegar a casa, sin embargo, dejó que su universo se derrumbase, lloró toda la noche, sufrió durante ocho meses seguidos, y concluyó que el amor no estaba hecho para ella, tampoco ella para el amor. Como el compañero no supo qué decir, Jaromil empezó a desarrollar su propia tesis, cosa no demasiado difícil para él, pues le bastaba repetir las charlas con que el abuelo lo entretenía frecuentemente. Jaromil no había conocido aun entonces la masturbación.

Cuentos de amor / Emilia Pardo Bazán

Empero luego se dio cuenta de que no era posible: no conocía la consigna establecida para este día, hacía tiempo que lo consideraban un traidor y nadie le hubiera creído. Maria no dijo ni sí ni no, para engrandecer su experiencia y ahormar a sus amigas de que ella era una persona especial. Cuando llegó al trabajo la tarde siguiente, Roger le pidió que fuese a su despacho. Pasa de un sueño a otro, como si pasara de una vida a otra. Cuarenta y ocho horas después, Maria estaba de dorso en Río, no sin antes acaecer pasado, ella sola, por su ancestral empleo a presentar su dimisión, y a escuchar del dueño de la tienda de tejidos: —Me he leído de que un gran empresario gabacho ha decidido llevarte a París. To browse Academia. Hubo una pausa, entretanto ambos se miraban e imaginaban lo que el otro estaba pensando. Si te decides a tomar una copa conmigo en mi hotel, te doy mil francos.

Once Minutos

Por fin, para mejor acercarme a ella acordé suprimir el frío cristal: vacilé al ir a ponerlo en acción. Las epístolas de Don Juan, a la verdad, expresaban vivo deseo de hacer a su prima una cita, de renovar la charla sabrosa; empero como nadie le impedía a Facultad Juan realizar este propósito, hay que creer, pues no lo realizaba, que la gana no debía de apretarle mucho. En su pretensión de arrepentirse ahora la injusticia, quería sacar de la caja de los sentimientos lo que había puesto en ella y le ofrecía al marido, después de la boda, un rostro altivo y severo. Casóse el mayor de sus hermanos con una señorita llamada Jacinta, y mi amigo Marcelo le diremos, por no divulgar su verdadero nombradía, fue a vivir a Madrid con el nuevo matrimonio, para terminar la carrera de arquitecto. Di la noticia a mis solteronas, y aunque no podía sorprenderlas, no fue menor el efecto que produjo. El padre comentó con Maria:.

Empero así que yo fui creciendo y haciéndome mujer, y que los hombres dieron en decirme cosas en la calle, comprendí que en casa me cobraban ojeriza. Estando en esto, sentí pisadas en el corredor. Califiquen como gusten mi conducta los incapaces de seguir la pista a una biografía, tal vez a una novela. Todas las noticias que tenía sobre situaciones parecidas, le indicaban que había que apagar la luz. Por fin se oyó el sonido del agua corriendo por las cañerías y el baraúnda que hacía al caer en la bañera. Pero cada vez se daba cuenta con mayor frecuencia de que el hijo traicionaba ese pacto. Los dos amantes buscaban confundidos sus documentos; con manos temblorosas se los dieron a los agentes, que probablemente se dedicaban a perseguir la prostitución o simplemente querían divertirse durante las aburridas horas del servicio. Yo tenía ya algunos añitos Si es serio en sus intenciones, te aconsejo que le pidas un contrato firmado, con autógrafo reconocida en el consulado suizo, antiguamente de salir del país.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*