Festival del Amor

FRASES DE LA VIDA CORTAS PARA REFLEXIONAR

0 Comments

Sorprendida, abrió y leyó. A la cuarta carilla, ni sombra de duda pudo quedarme: la carta se había apuntado a otro, y recordaba otros días, otras horas, otros sucesos, para mí desconocidos

Buscar citas en - 21426

6 de julio

Solo tienes que asegurarte de hacerlo con amor y cariño. Aproveché el aviso, y de allí en adelante evité quedarme a solas con Leonor, y hasta fijar la mirada en sus oscuros ojos, nublados por la alucinación. De repente, en el primer descanso, escuché un ahogado sollozo; unos brazos endebles me rodearon el cuello y una cara fría como la blancura se pegó a mis barbas. Cuando crees en ti, todo es posible. Solo imagina lo precioso que puede ser arriesgarse y que todo salga bien.

Cuentos de amor / Emilia Pardo Bazán

Noté que Candidita pesaba como pesan los cuerpos inertes; la supuse desmayada y la arrimé al balaustre, tartamudeando macizo de piedad: «Adiós, adiós; ya sabe que se la quiere. Sin achares se lo rasgué yo involuntariamente. Eres todo lo que necesito para captar que la vida tiene un arrepentido y una razón. Puedo llegar aun el infinito. El crimen era abominable. Cuando Don Juan levantaba el revoloteo, yéndose a las grandes ciudades en que la vida es fiebre y locura, Estrella le escribía difusas barajadora, y él contestaba en pocos renglones, pero siempre. A no estar tan próxima la hora en que solía regresar a la guarida la lecho, el ratón se hubiese arrojado sin vacilar de su nido para abocar a la preciosa gata. Lo que ella contempló a distancia como imposible sueño, lo que apenas hirió su imaginación con la punzada de un deseo loco, es lo que mi iniciativa, mi laboriosidad y mi cariño van a darle dentro de un instante Va a pasar porque yo voy a hacer que pase.

Buscar citas en - 484845

Piropos y frases de amor para conquistar

Lo raro fue que, al decirle yo cómo había encontrado su corazón y lo conservaba a sus órdenes de si gustaba recogerlo, la mujer, indignada, juró y perjuró que no había perdido cosa alguna; que su afectividad estaba donde solía y que lo sentía perfectamente pulsar, recibir y arrojar la sangre. En los episodios vehementes, cuando los amantes se dicen ternezas al claror de la luna, las solteronas se deshacían. Hay silencios que lo dicen todo y palabras que no dicen nada. El narrador se detuvo un instante, como preparando el efecto de lo que le faltaba por contar. Estaba embrujado Saqué la perla del bolsillo

Dedícale estos dulces mensajes cuando lo desees, especialmente al inicio del día. Top te hayan ayudado a animarla en su día a día. Pensé que acaso ella no había tenido valor para destruirlas, y que de los cajoncitos del secrétaire volvería a aposentarse su voz insinuante y adorada, repitiendo las dulces frases que no habían tenido tiempo de grabarse en mi memoria. Lo malo fue que como le celebraron la voz y las coplas, y empezaron a arremolinarse para escucharla, y el uno que llega y el otro que se exclusión, y éste que encaja una pulla, y aquél que suelta un flirteo No había remedio; tenía que asesinarle si quería vivir digna, respetada, libre Mas el autor de los billetes no se mostraba, y los billetes continuaban, elocuentes, incendiarios, colocados allí por invisible mano, solicitando respuestas y esperanzas. Yo no sé nada, pero Sin embargo, a la segunda carilla un indefinible malestar, un terror vago, cruzaron por mi imaginación como cruza la bala por el aire antes de herir.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*