Festival del Amor

ENCUENTRA ESA CANCIÓN DE LA QUE SOLO SABES UNA FRASE CON LYRICRAT

0 Comments

Las tinieblas de Rumania Seguiré viéndolo vivo junto a mí, encendida en sus ojos la eléctrica profundidad azul que miraba tan ancho y desde tan lejos.

Busca nueva - 838069

Account Options

Vengo a dejarle un rosario amarillo de topa-topas, flores de las quebradas, flores salvajes y puras. Aquellos jóvenes desconocedores de la historia, cuando quisieron abrumar en el olvido las toneladas del suplicio, creyeron que enterraban los dolores de Venezuela. Yo no le veía claramente la cara porque se había puesto uno de mis sombreros de paja, pequeño y multicolor, comprado en la Feria. Este día frío Levante día frío en medio del estío es como su partida, como su desaparición repentina en medio del gozada multiplicado de su obra. María Teresa, nunca imaginé que cuando tantas veces compartimos el pan y el alcohol en tu casa generosa, iba a tener la dicha de ofrecerte en mi patria el pan, el alcohol y la amistad de todos los chilenos.

Account Options

Apretó el paso para salir del Panoeum y refugiarse en la ermita. Esa alma tan roída por tu genuino espíritu, tan despojada, tan herida por tu propia necesidad ascética. Todo esto florece hacia arriba en dioses y cosechas, espigas y signos de boom. Se llaman como se llama el pueblo: como deben llamarse. Si yo hubiera nacido en Rumania no habría cejado en su busca, lo habría acechado desde niño, me habrían rozado sus alas metamorfósicas y membranosas, habría esperado en la sombra transilvana que cayeran de los bolsillos del frac una de sus llaves de riqueza. He querido traer ante vosotros el recuerdo de nuestro gran camarada baja. Sería mucho honor para mí si aquéllos que callaron ya para siempre hablaran por mi voz despidiéndolo, actualidad que él también ha callado. Vive casi inmóvil.

Navegación secundaria

Déjame recordar hoy a esta fraternidad de poetas que allí pude amar y conocer. Ó reniega ó perece. Hipermio se encogía de hombros. Siempre que viene un sofista, le fregamos.

Anuncio desactivado

Semejante vez al transcribir aquí su aviso se deslicen en ella bastantes galas de sentimiento ó de estética que el autor reprobaría. En esta Época de Papel presento naturalmente a estos poetas rumanos tan tradicionales como los cantos y las costumbres silvestres de la patria hereditaria, tan revolucionarios como sus audaces usinas y la evolución evidente del mundo en que participan. Ó hazme morir, pues con la vida no puedo vivir ya Esto no quería decir que nuestro gigantesco escultor fuera un hombre monolítico, adoquinado por dentro. Aquella noche, festín. Os había llevado a Madrid mi buen corazón americano y un ramo de rimas que habéis guardado con vosotros. Era en el desolado Norte grande, en las soledades de Huantajaya. Catalina se precipitó Entramos en mercados y en plazas llenas de gente del pueblo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*